Los Dioses

Si nos pusiéramos a estudiar los caminos espirituales más grandes encontraríamos muchas cosas similares pero también muchas diferencias. En este blog hablaremos del Hinduismo, el Budismo, de las espiritualidades de los indios de las Américas, específicamente de los indios estadunidenses y los mayas. Y también hablaremos de las religiones/espiritualidades antiguas de los egipcios y griegos. Por ahora, nos vamos a enfocar en los dioses en general sin entrar a las particularidades de una sola religión o creencias espirituales.

En el Hinduismo, como en otras religiones politeístas, existen muchos dioses y diosas y cada uno representa algo del universo y cada uno manda sobre algunas partes de la vida humana. Las creencias del politeísmo, ya sean egipcias o griegas o de donde sean, son complicadas a primera vista pero cuando uno se inmersa en sus prácticas se encuentran fluidamente por la intuición.

Los dioses representan y encarnan diferentes aspectos del masculino divino. Y las diosas representan y encarnan diferentes aspectos del femenino divino. Nosotros, los terrícolas, tenemos los dos aspectos, lo femenino y lo masculino, pero están fuera de balance. Para las personas que se conocen ellos mismos en una manera espiritual y que han estudiado y practicado los secretos del ser divino y el universo, han encontrado balance entre lo masculino y femenino. Aunque uno encuentre un balance en sí mismo entre lo masculino y lo femenino, van haber veces que mantener ese balance se va hacer difícil y también van haber veces cuando el balance se pierde. Pero porque se pierda el balance no quiere decir que no se pueda recuperar o que haya fallado. Entonces, nosotros en este plano físico, traemos en el alma la energía del universo, sea masculina o femenina y en esto somos como los dioses. La diferencia, cuando se trata de los aspectos femenino o masculino, entre el humano y los dioses es que los dioses tienen un balance y una sabiduría eterna de los aspectos. Esto quiere decir que los dioses, ya sean hindúes o indios o griegos o egipcios, pueden manifestar en su ser características femeninas o masculinas sin importar el sexo del ser.

Por ejemplo, la diosa de la luna griega, (conocida por muchos nombres entre los romanos y griegos pero aquí vamos hablar de ella usando el nombre Phoebe) puede ser suave y tranquila pero también pude ser fría y distante. ¿Y cómo puede ser así? Digamos que alguien va a rogarle a la diosa Phoebe por ayuda, si esta persona esta despierta espiritualmente y ha desarrollado la habilidad de ver y esta espiritualmente madura, puede llegar a ver la diosa. Lo que presenciará es una mirada suave y sentirá tranquilidad aunque no consiga la ayuda o respuesta que buscaba, y sentirá la frialdad de la distancia entre un humano y un ser divino y sentirá la  voluntad indomable de la diosa. Y después, en el silencio de la meditación sentirá paz y si pone mucha atención, se dará cuenta que la distancia entre el ser divino y el ser mundano o humano es una ilusión.

El humano se enamora, ama, se enoja, quiere, pide, y siente, y necesita. Los dioses, sean de donde sean, también se enojan, y aman, y quieren, y sienten, y piden, pero no necesitan. Los dioses, si se enojan, no dejan que el enojo los consuma. Para nosotros los humanos es difícil no dejar que las emociones nos controlen. Hay una diferencia en dejar que una emoción, ya sea buena o mala, nos llene y en dejar que esa emoción nos controle. El humano necesita muchas cosas aparte de lo necesario para vivir. Para sentirnos conectados con otra persona o para no sentirnos tan solos necesitamos tener algo físico de otra persona (Para algunas relaciones no se necesita nada físico como la relación entre un humano y un dios o las relaciones entre las almas gemelas. Hablaremos de las almas gemelas otro día.) A cambio, los dioses no necesitan de nadie, si la humanidad cree o no en ellos, ellos igual existen. Ellos, los dioses, están conectados a la energía del universo y ellos son la misma energía del universo. Uno puede reconectarse con la energía del universo y algún día en un tiempo divino, llegaríamos ser la misma energía divina

Advertisements

Published by Melissa Portan

A writer surviving in the gritty chaos.

Post your questions, thoughts, suggestions, experiences, here!

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: