El amor y el odio

Standard
wpid-00548_hd.jpg

“Lonely Man” by Giacomo Bettiol.

Se dice que el amor se puede volver en odio en solo un momento. Podemos amar a una persona intensamente, con todo el corazón, darle todo, pero igual, al día siguiente, todo puede cambiar, y podemos sentir un gran odio por esa misma persona. ¿Por qué? ¿Por qué podemos odiar a la persona que una vez amábamos? El amor es algo que no existe en lo físico, algo que no se puede tocar o ver. El amor es algo que se lleva por dentro, algo que uno siente. Es cuando uno está en amor, cuando está lleno de amor y siente eso que no se puede explicar, que se entiende lo inexplicable.

La naturaleza del amor es profunda y tiene muchos caminos; algunos oscuros y vacíos, dolorosos y solitarios, otros concurridos por la calor y la felicidad. Hay diferentes maneras de amar y diferentes tipos de amores, cada uno trayendo lecciones para el alma. El amor no es solo de cosas de buen humor ni de arcoíris y flores, sino que también trae oscuridad y dolor y sufrimiento. El amor es un proceso y en eso uno va pasando por los caminos altos y los caminos bajos.

Tomando en cuenta que siempre hay dos lados a la misma cosa, hay que reconocer que el amor es igual. No hubiera amor si no hubiera odio. A veces, el odio remplaza el sufrimiento, esconde el dolor. En sentir odio o cólera, uno deja de sufrir, pero solo por un momento. Digamos que alguien le ha hecho daño a usted; allí hay un golpe que duele por un momento, pero cuando se enoja y empieza sentir ese odio es cuando ese dolor se va, es allí cuando el odio esconde el dolor. Uno puede sentir odio y amor al mismo tiempo porque también van mesclados diferentes sentimientos, ni que fuera el amor tan simple para tenernos piedad y dejarnos solo un sentimiento.

La complejidad y fluidez del amor, la relación entre el amor y el odio, es mejor explicada con el símbolo chino del yin y  yang. Mirando al símbolo, que puede ser aplicado a varios aspectos de la vida, se miran dos colores contradictorios; el blanco y el negro. En el momento que el color negro, la oscuridad, se expande para someter el blanco o la luz, el blanco se expande también por otro lado. Así podemos decir que el amor es el lado blanco del yin y el yang y que el negro es el odio. Cada parte, el amor y el odio, tiene un ponto de su contrario. Esto es porque el amor y el odio son partes de la misma cosa.

De dónde viene el amor y el odio es difícil decir. Esa cosa que se llama el alma es lo que contiene amor y odio. Muchos creen que el alma es pura, creen que tienen que lograr la perfección, y que tienen que limpiar el alma. El alma, en su esenciá el alma contiene todo en harmonía. Saber cuando dejar el odio, cuando dejar el amor, entender que tenemos la habilidad de sentir los dos, es cuando se puede lograr harmonía en el corazón.

El amor y el odio parecen ser aspectos necesarios de la vida, cosas inescapables.

 

Namaste.

 

 

 

 

 

Advertisements

7 responses »

  1. Un placer; todo ese capítulo de Eclesiastés 3 nos habla de la dualidad de nuestra existencia y es un texto bíblico, no menos. Así como mencionas, el yin-yang que nos unifica en su balance.

Post your questions, thoughts, suggestions, experiences, here!

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s